Proteja sus tuberías del frío

 

Aguas de Cuenca: proteja sus tuberías del frío

La prevención es la mejor aliada para evitar averías en las tuberías provocadas por el frío. 

 

 

 

Las bajas temperaturas del invierno pueden causar importantes daños en la instalación de agua de nuestra vivienda, acarreando cortes en el suministro, gastos de reparación y consumos innecesarios. La prevención es la mejor aliada para evitarlo.

 

Cuando la temperatura baja de los 0º, el agua se congela, pasa a estado sólido y se expande. Este aumento de volumen puede provocar un incremento de la presión en las conducciones y llegar a producir desde pequeñas filtraciones hasta la rotura.

 

Proteger las tuberías de nuestro hogar, en especial aquellas que circulen por el exterior de la construcción o por zonas que no estén suficientemente aisladas, es esencial para evitar contratiempos.

 

Los siguientes consejos pueden ayudarle a mantener en buen estado su sistema de agua a pesar del frío intenso:

  

  • Cubra las tuberías con un material aislante (polietileno, caucho sintético, lana mineral, etc.). A continuación, puede utilizar una tela o goma gruesa abrazando tanto la tubería como el aislante. Todo el conjunto se fijará mediante cinta adhesiva impermeable.
  • El contador de agua también pueden sufrir los efectos del frío. Si está instalado en el exterior de su vivienda o en una zona sin calefacción, protéjalo también con material aislante.

tuberias-invierno

  • Guarde todas las mangueras de los jardines o terrazas exteriores, vacíe las conducciones y cierre las llaves de paso que llevan el agua a los grifos exteriores.
  • Selle las grietas u orificios que detecte en las paredes de la vivienda cerca de las tuberías del agua.
  • En caso de una ola de frío extremo, deje que algún grifo gotee para permitir que el agua fluya y que no se bloquee la conducción por efecto del hielo.
  • En estas circunstancias también resulta útil abrir los armarios de debajo de los fregaderos para permitir que circule por su interior el aire caliente de la vivienda.

 

Si pese a todo se congela una tubería, cierre la llave de paso, abra un grifo cercano a la zona helada y caliéntela. Puede emplear una bolsa de agua caliente o cualquier utensilio que emita calor, pero sin llama. Un secador de pelo puede ser muy útil en estas circunstancias.

 

 

Circuito de calefacción

 

Si dispone de una vivienda en una zona propensa a registrar bajas temperaturas y va a estar fuera varios días, también debe proteger el circuito de la calefacción para evitar que se congele el agua que discurre por su interior y provoque roturas.

 

  • Si su caldera dispone de modo invierno, actívelo. El sistema se pondrá en marcha antes de que se congele el agua.
  • Si no dispone de modo invierno, deje el termostato ajustado para que se conecte la calefacción cuando la temperatura de la casa ronde los 3º C.

 

Preparar la instalación del agua para hacer frente a las bajas temperaturas invernales puede evitarle desagradables sorpresas.